Estar encerrados o ir hacia adentro…
abril 8, 2020

Constelaciones Familiares: El Milagro de la Vida

Estar conscientes de que la vida se transmite en forma indetenible de generación en generación, de que es un milagro digno de ser reconocido y honrado, es parte del proceso de crecimiento a través de la propia experiencia de vida.

Llegamos a la vida sin tener consciencia de nuestra procedencia, solo guiados por el impulso vital, la fuerza de la esencia divina. Cada uno de nosotros es un ser único que se inserta dentro de un determinado sistema de familia y aporta la energía que le corresponde según el lugar que ocupa.

El milagro de la vida está fundamentado en el amor. De nuestra llegada al mundo solo conocemos la formación física, esa maravillosa creación dentro del vientre materno. Al nacer somos el vivo testimonio del aspecto de papá y mamá pero lo más interesante es todo lo que heredamos de su pasado, de sus creencias, de sus vivencias y hasta de sus secretos más profundos.

Comenzamos la vida encontrando en la energía de nuestros padres y abuelos todas sus emociones de vida y muerte, que nos son transferidas para caminar con ellas, en la mayoría de los casos caminamos en una forma inconsciente,  pero de esa forma damos continuidad a la gran historia que se ha venido construyendo con el amor y la lealtad de pertenecer a ese grupo familiar.

Las Constelaciones Familiares nos permiten abordar con consciencia todo aquello a lo que somos expuestos dentro del sistema de familia, para poder crecer y transmitir la vida a las próximas generaciones.

Tomemos la vida tal como ella se nos ofrece, como el milagro de formar parte de esta existencia, perteneciendo a nuestro grupo familiar, comprendiendo que la vida es un milagro listo sólo para ser vivido, para ser tomado con intensidad hasta la última gota y con la capacidad de transmitir la vida a las nuevas generaciones. 

Así podremos abordar nuestras experiencias sintiendo la  importancia de  estar bien en el mundo, estar en armonía con la vida, dando de nosotros con amor y recibiendo de los otros con la mayor gratitud.

Silvia Arteaga (Ma. Bodhi Vistara)

 

 

 

 

 

 

2 Comments

  1. ester dice:

    Hola, que bun articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *