La Fuerza de mis Ancestros

Silvia Arteaga (Bodhi Vistara)

Al estar conectados con nuestro sistema de familia, estamos conectados con la vida.

El pasado forma parte irremediablemente de nuestro presente, todas las situaciones ya sean positivas o no, forman parte de un entramado energético que pareciera que va marcando las pautas y dando las órdenes de nuestras acciones. Como hilos invisibles nos va moviendo sin que sepamos bien si es posible escapar de ese mandato.

Cuando nos hacemos conscientes de nuestras acciones y nos damos cuenta que actuamos por repetición o por obediencia a esos mandatos invisibles, podemos alcanzar ciertos grados de libertad, y digo ciertos grados, porque la libertad absoluta solo la comprenderemos cuando nuestras acciones se realicen reconociendo el pasado, con una mirada hacia el futuro, desde el momento presente continuo,  es decir, nuestra vida pasará a ser realmente nuestra, si disfrutamos de cada momento, libre de las promesas que hemos hecho a nuestros antepasados.

Y como reflexión podríamos preguntarnos ¿Lo que hacemos es realmente lo que queremos? O ¿Lo que creemos que queremos? Si estos hilos nos manejan no tendremos la oportunidad de realizar lo que queremos desde lo que realmente somos.

Recurrimos a las diferentes terapias que existen, para que nos ayuden a ver, a vernos, a expresar, a expresarnos y a cómo darle un significado a nuestra existencia.

Al estar conectados con nuestra familia desde el amor y gratitud podemos valorar las cosas cotidianas que están presentes en nuestra vida y que muchas veces no nos damos cuenta de lo valiosas que son, como por ejemplo: un amoroso beso en la frente dado por mamá antes de dormir, la complicidad con los hermanos, poder reír con ellos y expresarles nuestro más sincero afecto, nuestro amor, escuchar a nuestros abuelos decirnos “te amo”, sonreír y agradecer cuando nuestra mascota nos mueve la cola al acercarse a nosotros con esa actitud amorosa, de manera incondicional.

Todos los pequeños detalles que están presentes en nuestra vida nos indican que ella es un bello milagro, que está presente en todo cuanto existe.

Tenemos la oportunidad de valorar nuestra vida, de conectar con nuestros antepasados para agradecerles su legado y así continuar abriendo caminos hacia un futuro más promisorio, dejando atrás los acontecimientos dañinos y conectando con la esperanza y con la fe, de que somos poseedores de una riqueza magnífica, con la cual podemos avanzar hacia un mundo mejor.

La invitación es a conocernos y a conocer a nuestros ancestros para poder disfrutar del milagro de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Seleccione su moneda
USD Dólar de los Estados Unidos (US)