Vida y Feminidad

Silvia Arteaga (Bodhi Vistara)

Estar conscientes de que la vida es un milagro que se transmite de generación en generación es parte de nuestro proceso de crecimiento y como tal debe ser reconocido y honrado a través de la propia experiencia, ya que llegamos a la vida sin tener  consciencia de nuestra procedencia, guiados únicamente por la fuerza de la esencia divina. Cada uno de nosotros es un ser único que aporta energía a nuestro sistema de familia.

El milagro de la vida está fundamentado en el amor y  a través de nuestra madre nos sujetamos a la energía que nos es brindada por nuestros antepasados, con todas sus emociones de vida y muerte. Es a través de la mujer que se crea el vínculo fundamental para dar continuidad a la gran historia que se ha venido construyendo con el amor y la lealtad de pertenecer a un grupo familiar. Dentro de ese sistema somos expuestos para poder crecer y posteriormente transmitir la vida a las siguientes generaciones.

A través de las Constelaciones Familiares comprendemos la importancia de conocer y reconocer nuestro linaje femenino, con una mirada amplia, restableciendo nuestra identidad y reencontrándonos con el sentido de la existencia.

El rol de la mujer dentro de un sistema de familia permite que este se mantenga en equilibrio, teniendo presen te la importancia de la conexión profunda con la feminidad y el lugar que ocupa dentro del orden, ese siempre será el de mujer y madre. Estos órdenes se han visto una y otra vez alterados mediante las situaciones de vida y debido al desconocimiento de su lugar en la estructura familiar y social.

Al haber luchado por sus derechos a lo largo del tiempo, el papel de la mujer creativa y creadora de vida se ha visto desplazado y olvidado. El comportamiento se ha venido identificando con la pérdida del rol femenino para dar paso al rol masculino, actuando como lo hacen los hombres para imponer una equivocada igualdad.

El poder femenino es mucho más beneficioso si se le permite abarcar espacios, hasta ahora solo manejados por hombres, o por mujeres que actúan como hombres.

El mundo y la sociedad necesitan que cada uno de los integrantes de un sistema, ya sea de familia, educativo, social, gubernamental, etcétera, conozca y ocupe el lugar que le corresponde.

Las emociones y creencias acerca de nuestra feminidad son transmitidas por nuestras mujeres del pasado, al honrarlas y reconocernos en ellas damos paso a la poderosa fuerza femenina que nos inspira y que se manifiesta con amor y gratitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Seleccione su moneda
USD Dólar de los Estados Unidos (US)